Por fin hicimos una función de Pendiente de Voto en un parlamento real. Fue en la Provincie Huis de Gante (Bélgica) organizada por el Vooruit. Lo habíamos intentado antes en España pero fue imposible. Algunos diputados nos confesaron entonces que en los parlamentos temían a los ciudadanos. Solo hace falta ver la progresiva “bunkerización” de estos órganos de representación que se van convirtiendo en fortalezas protegidas por cientos de policías. En Bélgica no daban crédito. En la Provincie Huis no solo se hizo Pendiente de voto sino que es habitual organizar pequeños conciertos y lecturas.

Foto de la “sesión” de Matthieu Goeury.