En 2005  Tellervo Kalleinen y Oliver Kochta-Kalleinen se fueron a Birmingham y organizaron un coro con personas que, aunque no eran cantantes, querían quejarse. Primero recogieron todas las quejas del grupo y más tarde un compositor de la zona puso música a las palabras. En la actualidad el Coro de quejas (Complaints Choir) se ha organizado en más de 20 ciudades y en la web del proyecto pueden incluso descargarse las instrucciones para organizar un coro de este tipo sin necesidad de los artistas.

Con éste inicio una serie de posts de proyectos que por alguna razón me interesan especialment. Irán etiquetados bajo la categoría de “Vidas paralelas”.